CaguasCriollos.com
Máximos Campeones LBPRC

¡Hasta pronto, Orlando!

Por Rubén A. Rodríguez

El cielo borincano nunca antes estuvo más iluminado de estrellas como el 25 de octubre del 2023 en la que más de un centenar de personas fueron testigos de un velada histórica para el béisbol puertorriqueño.

Sencillamente fue una jornada irrepetible en la que el Valle de Turabo fue testigo de un hecho nunca antes visto. El Centro de Bellas Artes de Caguas fue el escenario de un encuentro de grandes luminarias del béisbol.

Por primera vez, fuera de Cooperstown, Puerto Rico logró reunir en un mismo escenario a los peloteros boricuas que pertenecen al Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

Allí estuvieron Orlando ´Peruchín´ Cepeda, Iván Rodríguez, Roberto Alomar, Edgar Martínez y Tany Pérez, quien aunque es cubano es un hijo adoptivo de Puerto Rico. El fenecido Roberto Clemente estuvo representado por su hijo Luis Roberto.

La Fundación Criollos 13, encabezada por el Alex Cora y patrocinada por el  propietario de la novena de Caguas en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, Raúl Rodríguez, fue responsable de que se diera ese histórico junte en una actividad llena de intensas emociones, franca camaradería y sobretodo plagadas  muchas anécdotas que fueron el deleite de los que asistieron a la actividad que tuvo una duración de aproximadamente dos horas.

Fue una de las últimas presentaciones formales de Cepeda en Puerto Rico. Fue la primera y última ocasión que estas leyendas que tienen sus nichos en Cooperstown se reunieron en nuestra Isla.

Tristemente Puerto Rico amaneció el sábado con la noticia del fallecimiento de Cepeda. El apodado ‘Baby Bull’ murió el viernes en la noche en San Francisco a los 86 años.

Fue una especie de despedida de Cepeda en la memorable actividad. El otrora jonronero de las Mayores disfrutó como nunca el  poder compartir con las otras grandes figuras del béisbol. Bromeó con los presentes, se tomó fotos y contó anécdotas que arrancaron los aplausos de los allí presentes.

Fue un excelente conversatorio conducido por los periodistas Normando Valentín (Canal 4) y Esteban Pagán (Editor de Deportes de El Nuevo Día) en el que se exhibieron vídeos de las carreras de cada uno de los protagonistas

Los llamados ‘Héroes del Diamante’  tuvieron la oportunidad de contestar determinadas preguntas de Valentín y Pagán, pero el que mayores aplausos provocó fue Cepeda, quien mantuvo su buen humor en cada contestación.

“El béisbol fue un reto para mí, pero lo hice. Yo siempre quise ser pelotero como mi papa (Perucho Cepeda)”, dijo Cepeda, quien asistió a la actividad en silla de ruedas.

Cuando fue preguntado sobre la difícil época que le tocó enfrentar al llegar a los Estados Unidos cuando firmó en el 1955 a causa  del racismo, Cepeda contó que no sabía hablar inglés y que regularmente era insultado por las personas.

“Pero como no entendía les decía:  ‘thank you very much (muchas gracias)”, agregó el apodado Baby Bull provocando risas.

“Todos los que estamos aquí somos unos super dotados. El pelotero nace. Gracias a Dios que jugué béisbol. Soy dichoso. Viví del béisbol”.

Cepeda fue exaltado al Salón de la Fama en el 1999 gracias al Comité de Veteranos. Peruchín se retiró del béisbol en el 1974 tras 17 temporadas en las Mayores. Ganó el premio de Novato del Año en el 1958, Más Valioso en el 1967 (ambos en la Liga Nacional). Fue el Bateador Designado del Año en el 1973 (hoy premio Edgar Martínez).  Participó en once partidos de Estrellas.

“Para todos los que tuvimos la oportunidad de disfrutar la actividad fue un orgullo tenerlos a todos en especial a Orlando. Se estuvo disfrutando todo esto. La pasó bien”, dijo Rodríguez, propietario de los campeones Criollos, quien lamentó profundamente el fallecimiento de Cepeda.

“Fue la chispa en el conversatorio y estuvo dispuesto a hablar con todo el mundo. De verdad que fue una experiencia bien bonita. Orlando fue del grupo latino que sufrió discriminación contra ellos y personas de color. El contó allí que echo pa’lante con todo esos retos. Lo más importante es el carisma que tenía Orlando. Escucharlo hablar fue una experiencia única”, agregó.

El exitoso propietario de los máximo campeones recordó que días después la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente celebró una cena donde compartieron con el hoy fenecido pelotero ponceño. La LBPPR le dedicó el pasado torneo.

Al final del conversatorio el público se levantó y le brindó un sonoro aplauso a estas legendarias figuras que por primera vez se juntaron para compartir en franca camadería ante sus compatriotas.

Hoy, ocho meses después de esa velada histórico el país llora la partido del llamado ‘Bambino Boricua’.

¡Hasta pronto , Orlando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d