Caguas reconoce a Iván ‘Pudge’ Rodríguez por su trayectoria con los Criollos

(CAGUAS, PUERTO RICO) – Todo comenzó en Caguas, por lo cual el propio jugador escogió al Valle del Turabo como el lugar perfecto para hablar frente a su gente sobre su recién retiro de las Grandes Ligas. De esta manera el pelotero puertorriqueño Iván Rodríguez Torres oficializó su salida de los diamantes del llamado mejor béisbol del mundo ante los medios locales, en una actividad celebrada en el Salón José Luis Moneró del Centro de Bellas Artes Ángel O. Berríos Díaz de esta ciudad.

El pelotero que vistió las franelas de los Criollos de Caguas durante nueve campañas, de acuerdo a la estadísticas recopiladas por el historiador Jorge Colón Delgado, es descrito por este estudioso del deporte como “el mejor jugador nacido en Puerto Rico, ya que fue líder en tantas categorías ofensivas y defensivas en la posición más difícil del béisbol como es la receptoría que lo hacen merecedor de esa distinción», lo que son palabras mayores.

Precisamente por ser uno de los grandes en este deporte, el ‘Pudge’ que debutó en las Mayores con los Rangers de Texas en el 1991, tras haber comenzado su carrera con los Criollos de Caguas en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico en la temporada de 1989-90, fue homenajeado por la directiva de la novena local que preside Raúl Rodríguez Font. De igual manera el alcalde del Municipio Autónomo de Caguas, William E. Miranda Torres, le hizo entrega de Llave de la Ciudad junto a otros obsequios que resaltaban los logros del afamado receptor.

“Nuestra Ciudad se enorgullece con la visita de uno de los mejores receptores de todos los tiempos, por lo que agradecemos a Iván y a su equipo de trabajo, haber seleccionado a Caguas para efectuar un anuncio tan trascendental en su carrera profesional”, indicó Miranda Torres en su introducción.

“¡Caguas sabe a béisbol! Es por eso, que hoy queremos obsequiarte con la llave de la Ciudad, las que a través de la historia simbolizan el comienzo de una nueva época, la sabiduría, la madurez y el éxito. Las llaves se entregan a visitantes ilustres, como una expresión de amistad, distinción, hospitalidad y confianza”, explicó el Alcalde.

“Con la entrega de la más alta distinción que ofrece nuestra Ciudad, reconocemos a Iván por su destacada carrera en el béisbol, especialmente en los Criollos de Caguas, y por su ejemplo a la juventud puertorriqueña. Nuestro pueblo criollo te ofrece este humilde homenaje”, concluyó el Primer Ejecutivo Municipal, quien también le entregó una proclama en que felicitaba a Rodríguez Torres en su retiro del béisbol, además de reconocer su inolvidable trayectoria, junto a un fotomontaje del que fuera Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 1999.

El jugador, por su parte, agradeció el apoyo a su familia e indicó que “muchos de estos logros en mi carrera ellos han sido por ellos. En Caguas comencé y fue el primer equipo en que me desarrollé a los 19 años, ya que me dieron la oportunidad de jugar en Puerto Rico. Aprendí mucho con todos los veteranos”, dijo Iván sobre sus inicios con los Criollos a finales de la década de los ochenta.

De igual manera aseguró que su estadía en el Valle del Turabo, “fue uno de los mejores sitios donde jugar. Al pueblo de Caguas y Puerto Rico, agradezco el apoyo que siempre me han dado en tantos años, ya que cada vez que me pongo el uniforme de Grandes Ligas, tengo en el corazón a Puerto Rico, ya que para mi siempre los tengo por delante”, aseguró el atleta vegabajeño firmado por el escucha Luis Rosa en el 1988. “Me siento contento de ser puertorriqueño y la pasé muy bien en el mejor béisbol del mundo”, puntualizó.

El estelar receptor es el que más incogibles conectó en las Grandes Ligas con 2,844 en 21 temporadas en que vio acción, quedándose a sólo 156 de conectar la mítica marca de los 3,000 incogibles, lo que nadie en su posición ha podido alcanzar. Fue escogido para participar en 14 Juegos de Estrellas y recibió 13 Guantes de Oro, diez de ellos de forma consecutiva, por sus excelentes credenciales defensivas, donde es considerado el mejor de todos los tiempos al terminar primero en siete ocasiones en porciento de jugadores retirados en intentos de robo de base por su potente brazo que siempre fue respetado por los corredores de las demás novenas.

“Me retiro solamente de las líneas de cal, pero el béisbol estará dentro de mí toda la vida. Siempre me verán en los parques, pero cuando uno dice que ya es el final, es el final. Mi carrera se la dedico a Dios por la salud que me dio, así como a mi familia”, indicó Rodríguez Torres, al tiempo que bromeaba sobre la posibilidad de dirigir en el futuro, pero ‘condicionado’ a que Alex Cora sea su ‘Bench Coach’ y Javier Vázquez su ‘Pitching Coach’, ambos presentes en la actividad en apoyo a su amigo y quien fuera su compañero en los diferentes diamantes en y fuera del país.

En el aspecto ofensivo recibió siete Bates de Plata por su gran producción, en las que se destacan sus números globales de 572 dobletes, 51 triples y 311 batazos de vuelta completa, además de producir 1,332 carreras y anotar otras 1,354 en 2,543 juegos. Su promedio de por vida fue de .296, lo que le ubica entre los mejores con la cantidad de 10,270 apariciones al plato, que incluyen los 513 boletos gratis recibidos en el trayecto de su carrera con las novenas de Texas, Florida, Detroit, NY Yankees, Houston y Washington.

A nivel local, Rodríguez Torres jugó por espacio de 12 temporadas en las que promedió .251, siendo su mejor año el del 2008-2009 cuando regresó al torneo invernal boricua tras una pausa por sus compromisos en los Estados Unidos. Esa campaña compiló .355 con los Criollos, aunque en los torneos de 1995-96 y 1996-97 su producción de carreras fue de 15 y 13 remolcadas, así como de 15 y 17 anotadas, respectivamente.

Iván fue parte del equipo de Puerto Rico que vio acción en la primera edición del Clásico Mundial de Béisbol en el 2006, en el bateó para .238 con cinco hits en 21 turnos, entre ellos un doble y un cuadrangular, con tres anotadas en seis juegos. También representó al país en par de ediciones de la Serie del Caribe como refuerzo de las novenas campeonas del patio.

Rodríguez Torres será elegible al Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York, en la votación para la clase 2017, en la que también participará su compatriota Jorge Posada, y al cual también aspiran Edgar Martínez y Carlos Juan Delgado Hernández. Muchos analistas entienden que Iván no tendrá problema alguno para convertirse en quizás el cuarto inmortal boricua, lo que uniría sus nombre al de grandes estrellas como Roberto Clemente Walker, Orlando Manuel ‘Peruchín’ Cepeda Pennés y Roberto Alomar Velázquez.

“Voy a esperar que ese momento llegue, y pedirle a Papa Dios y a la Virgen que sean los fanáticos y la prensa que me den la oportunidad. A mí no me gusta hablar de mi, pero el tiempo dirá”, concluyó el ‘Pudge’ sobre su eventual exaltación al Salón de los Inmortales.

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *